Noticias

No es casta, es juego

Escrito por Eduardo Huerta / 8 de julio de 2010

Ha pasado. Muchos pensaron que no podía suceder, otros estaban muy seguros, hubo quien quería soñar, pero no podía creer. Fueron tantos los corazones que sufrieron 90 minutos infartados, tantos los que esperaron un gol que no llegaba a pesar del buen juego. Pero al final llegó, Puyol entró con todo, como quien sabe que puede alcanzar el cielo, con seguridad y convicción, saltó y todos nosotros le acompañamos con la mirada, saltó y el balón supo que tenía que entrar hasta el final.

Foto de www.as.com

Foto de www.as.com

Hay momentos y momentos en la historia del deporte, sin embargo este no es uno más de tantos a los que nos tienen acostumbrados nuestros deportistas. Esta vez dominó el espíritu de superación, el creernos capaces de todo, el jugar para ganar desde el minuto uno. Esta vez llegó el partido soñado en esta Copa del Mundo, España se quitó los miedos y se creció, exactamente igual que en la Eurocopa del 2008, dominamos y demostramos que estamos por encima de nuestros rivales e incluso que practicamos el mejor juego de la historia.

Esa es la clave de toda esta maravillosa historia, el juego. Atrás hemos dejado el famoso «jogo bonito» de Brasil, atrás se perdió la contundencia germana e incluso su nuevo juego ideal, atrás la casta azzurra, la pegada inglesa e incluso la pasión argentina. España tiene algo en propiedad que nadie le podrá arrebatar, un juego propio, un juego que nace de un grupo de hombres que saben hacer funcionar una máquina con total precisión, jugadores que se conocen, que se respetan y que saben que cualquiera de ellos podría cambiarse por otro sin que el cambio se notara.

Somos grandes por méritos propios

Del Bosque se la jugó mucho antes de que el encuentro se disputara, eligió a Pedrito conociendo las consecuencias de una derrota frente a Alemania, sin embargo volvió a suceder de nuevo ese mágico impulso de nuestra Roja y el canario se salió, como si hubiera jugado todos los partidos, como si no existirea para él la presión.

Somos grandes no porque estemos hechos de otra pasta, eso es para otros combinados internacionales, no para nosotros, nosotros nos hemos hecho grandes, hemos crecido, madurado y sufrido, hemos gritado hasta romper las maldiciones, las estadísticas y los malos augurios. Nos hemos hecho un sitio en este deporte a base de confianza y calidad técnica, a partir de que hemos creído más en los jugadores que en los propios resultados, somos buenos porque hemos sabido ser buenos, después, ya llegarán los merecimientos.

Una gran final, un gran momento

El domingo es un momento histórico para la historia de nuestro fútbol, uno de esos por los que merece ser padre y abuelo en el futuro, uno de los que te hace recordar y sentir. Pero no tenemos que olvidar todo lo que hemos hecho hasta ahora, el camino recorrido hasta aquí, debemos rendir culto y respeto a la figura de todos los que se han dejado la piel por estos colores en el pasado. Ahora nos toca ganar, nos lo merecemos, pero si no alcanzamos esa gloria no debemos dejar que nos invada el desconsuelo, porque hemos llegado muy lejos, nuestro Xavi, nuestro Torres, Iniesta, Puyol, Villa…todos, ellos nos han hecho soñar con algo nuevo, son nuestros «héroes». Forofos y no forofos, hombres y mujeres, grandes y pequeños, vivir lo que el domingo nos toca vivir ya es una experiencia que no se olvida. ¿El desenlace? 90 minutos después del pitido inicial, nada es seguro, todo puede pasar, pero si jugamos como hasta ahora, si creemos como lo hemos hecho, si volamos, si tocamos, si saltamos y si luchamos….ese día, ese bendito día, más que nunca ¡PODEMOS!

Tags: , , , , , , , , , ,

No hay comentarios

No comments yet. ¿Quieres dejar un comentario?

Leave a comment